sábado, 29 de octubre de 2011

LA MANERA DE ESCRIBIR LA HISTORIA Y SU CONTINUA EVOLUCIÓN

La Historia es una ciencia viva, en perpetua transformación. Esto nos lo dice con buen criterio Stanley George Payne en el periódico ABC (10.10.2011). Calificado como hispanista "conservador" por los ideólogos de la corrección política (autocalificados de izquierdas), esto es, aquella que ataca la existencia de cualquier discrepancia con los postulados que estos defienden, y enfermedad, por otra parte, que ha venido a sustituir al marxismo clásico e instalada en nuestras universidades (con pocos visos de disolverse, lo digo con pena). En la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria, como ejemplo a lo dicho, algunos autores escribieron, hace algunos años, una historia de Canarias, que, según ellos, venía a representar una interpretación progresista de la misma (no sé si llorar o pedir asilo en la Venezuela "progresista" de Hugo Chávez). A mí lo que más me interesa, como científico de las Ciencias Sociales, son los estudios basados en la más fiel verdad; que esos sí hacen avanzar a las sociedades que buscan su auténtica identidad.

<<Para el hispanista norteamericano Stanley G. Payne, "la historiografía siempre cambia con nuevas fuentes y nueva investigación, pero también con nuevas perspectivas e interpretaciones. Hace más de un siglo, Menéndez Pelayo escribió muy acertadamente que ´nada se envejece tan pronto como un libro de Historia. El historiador tiene que resignarse a ser un estudiante perpetuo`">>.