viernes, 23 de enero de 2015

[DIETARIO]. [HOMENAJE A GREGORIO ORDÓÑEZ]. [VALENTÍN-H. MEDINA RODRÍGUEZ].











Sigo siendo Gregorio Ordóñez. Un muerto con un cúmulo detrás de decente y valerosa historia en defensa de la libertad. Asesinado en una ligazón civil y terrorista en su paisana Vascongadas. Los criminales de ETA y sus marcas políticas blancas [o brazos político-ideológicos], ausentes aún todos de la morgue, siguen sin embargo manteniéndose en instituciones o huidos de la justicia. Son un chancro de hedor insoportable; como lo es esa sociedad civil que justifica los asesinatos y secuestros y extorsiones cometidas a lo largo de tantos años de ignominia. En esta España  que luce la identidad en la verga y la moralidad en la cartera. Guerra, pues, a los sepultureros de su vida y de su memoria.












No hay comentarios:

Publicar un comentario